balaenoptera-physalus_p2

RORCUAL COMÚN

Balaenoptera physalus (Linneo, 1758)

El rorcual común es uno de los mayores animales que jamás haya existido, sólo superado por la ballena azul (Balaenoptera musculus). Apodada por los antiguos balleneros como galgo de mar, la captura indiscriminada de esta especie entre 1950 y 1980 redujo su población mundial en un 60 %. En España, su caza y la comercialización de los productos derivados (grasa, aceite, barbas…) existió hasta 1986. Actualmente la población mundial no supera los 120.000 individuos.

El rorcual común se distribuye de forma cosmopolita, podemos encontrarlo en todos los océanos del mundo y realiza migraciones estacionales; en primavera viaja hacia regiones polares para alimentarse hasta finales de verano, concentrándose en áreas de mayor productividad biológica, y en otoño se desplaza hacia aguas más cálidas, concentrándose en regiones templadas y subtropicales donde tiene lugar la reproducción. También existen poblaciones residentes que pasan todo el año en la misma zona, allí donde el alimento es más constante (Atlántico Norte, Sudáfrica…). Por lo general es una especie pelágica que habita por fuera de la plataforma continental, raramente se acerca a la costa.

IUCN™
IUCN™

El rorcual común puede medir hasta 25 m de longitud, aunque hoy en día es raro encontrar individuos que superen los 19 o 20 m. Con un peso de 60-70 toneladas, estamos ante un auténtico gigante de los mares. Como sucede en todos los rorcuales, las hembras son algo más grandes que los machos, aunque no existe un verdadero dimorfismo sexual. Todo su cuerpo presenta un diseño hidrodinámico y está considerado uno de los seres más veloces del océano. Su coloración es bastante uniforme, con un lomo gris oscuro que se hace más claro casi blanco en la zona ventral. La aleta dorsal pequeña y retrasada y el lado derecho del rostrum de color blanco (que también afecta a la cavidad oral, las barbas y la lengua) distinguen esta especie del resto de la Familia Balaenopteridae. El soplo del rorcual común puede alcanzar más de 5 m de altura y es visible a varias millas de distancia. Cuando se sumerge, puede nadar a velocidades de hasta 40 km/h durante más de 20 minutos.

Es uno de los rorcuales más gregarios, podemos encontrarlo viajando en grupos de hasta 10 individuos y cuando se alimenta en zonas de alta productividad puede formar grupos más numerosos, hasta de 100 ejemplares.

El rorcual común presenta una dieta variada. En nuestras aguas se alimenta de eufásidos, copépodos y pequeños peces (arenques, caballas, bacalaos juveniles…) que filtra con las laminillas que conforman sus barbas. Cuando se alimenta, suele nadar sobre su flanco derecho (es probable que la coloración asimétrica de la cabeza esté relacionada con este fenómeno), embistiendo el banco de alimento con la boca abierta y los surcos golares (que llegan hasta la zona umbilical) se expanden al máximo, lo que les permite ingerir varios centenares de litros de agua cargados de presas de una sola vez.

Las mayores amenazas para esta especie son el tráfico marítimo, la sobreexplotación pesquera y la degradación del hábitat. Son varios los animales varados en cuyos estómagos se han hallado kilos y kilos de productos plásticos.

El rorcual común figura como VULNERABLE en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas (CNEA) y en el Anexo IV de la Directiva 92/43/CEE del Consejo, de 21 de mayo de 1992, relativa a la Conservación de los Hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres (Directiva Hábitat). También está incluida en el Convenio relativo a la Conservación de la Vida Silvestre y del Medio Natural de Europa (Convenio de Berna) y en la Convención sobre el comercio internacional de especies amenazadas de fauna y flora silvestres (CITES). En cuanto a la Lista Roja de la UICN aparece como en peligro por estar sus poblaciones en claro declive.

AMBAR realiza un estudio de la población de rorcual común de la Costa Vasca.

Tenemos un catálogo de fotoidentificación en marcha, con varios individuos individualizados.