varamiento_l

RED DE VARAMIENTOS

SI PRESENCIAS UN VARAMIENTO: QUE HACER

Muy relacionada con la investigación, la red de varamientos es otro de los pilares en los que se basan los objetivos de AMBAR.

Los mamíferos marinos que varan en nuestra costa son un recurso excelente para obtener información científica. Es una información útil para aumentar y mejorar el conocimiento general de estos animales y aplicable en los estudios para la creación y gestión de medidas de conservación, tanto para las especies como para sus hábitats. Además, el estudio sistemático y prolongado en el tiempo permite obtener datos sobre posibles amenazas en el medio que ejerzan una presión negativa sobre las poblaciones, como pueden ser los varamientos masivos por contaminación acústica explosiva (sonares militares, prospecciones…), colisiones con embarcaciones rápidas y fasts ferrys, etc. De hecho, la mayoría de los países comienzan a mantener y coordinar redes de varamientos contempladas ya en la legislación vigente.

AMBAR se encarga de los animales que llegan a nuestra costa, vivos o muertos. En el primer caso, gestiona su recuperación y reintroducción en el mar; en el segundo, toma de muestras, registra los datos científicos pertinentes y retira los cuerpos. La casuística en los varamientos es muy diversa en cuanto a especie, estado y tamaño del animal, lugar del varamiento y accesibilidad al mismo, estado del mar, hora, logística… pero, siempre que es posible, AMBAR toma muestras de piel, grasa, músculo y órganos internos, parásitos, dientes… que, tras el debido análisis (lípidos, contaminantes, análisis genético…), aportan valiosa información que de otro modo no es posible obtener.

En general, los resultados de las investigaciones derivadas de todas las redes de varamientos se presentan a la comunidad científica a través de un medio común, la International Whaling Commission, IWC (Comisión Ballenera Internacional).

Cetáceos y pinnípedos son los integrantes mayoritarios de la red de varamientos de AMBAR y consideramos la recogida de esta información necesaria y determinante para conocer el estado de salud de la fauna que habita nuestras aguas. Desde los orígenes de esta actividad, AMBAR ha asistido al varamiento de infinidad de cetáceos como delfines y marsopas, calderones, rorcuales, cachalotes, etc. Igualmente, se vela por el bienestar de los pinnípedos que llegan a nuestros acantilados y playas para descansar en sus rutas de migración y, si fuera necesario, su recuperación en centros especializados y posterior devolución al mar en estado óptimo.