globicephala-melas6

CALDERÓN COMÚN

Globicephala melas (Traill, 1809)

También llamado calderón de aleta larga, por ser éstas más largas que las de su congénere el calderón tropical o de aleta corta (Globicephala macrorhynchus), el nombre genérico viene del latín globus (globo) y del griego kephalos (cabeza); el nombre específico melas hace referencia al color negro (del griego melanos). Y son claramente los rasgos que lo hacen inconfundible.

El calderón común, fundamentalmente pelágico, se distribuye en aguas templadas y subpolares de todos los océanos excepto el Pacífico Norte, siempre en aguas profundas aunque en zonas de abrupto talud continental puede encontrarse cerca de la costa. Tienden a no acercarse a aguas cálidas y es extremadamente raro en aquellas que superan los 23°. Algunas poblaciones realizan migraciones desde costa (donde son más frecuentes en verano y otoño) hasta mar abierto (habituales en primavera e invierno) en función de la existencia de alimento.

gmelas-map
IUCN™

  El calderón común se caracteriza por su gran cabeza redondeada, en parte debido al enorme melón bulboso y a la ausencia de pico prominente. Su color negro (marrón oscuro en ocasiones) se rompe con una mancha blanca en garganta y tórax que se asemeja a un ancla o un corazón, típica de este género. Igual de típica es la aleta dorsal grande, ancha y carnosa, sobre todo en machos adultos, que llega a tener el borde externo muy curvado y cóncavo y una base de más de 1m de longitud en el centro de su dorso. En animales de edad avanzada, aparece una mancha blanquecina detrás de la aleta dorsal, parecida a la silla de montar de las orcas. Son animales robustos que alcanzan los 6m de longitud y los 3.500 kg de peso, siendo los machos hasta 0’5m más largos. Las aletas pectorales son largas y curvadas hacia atrás, lo que les distingue de la otra especie del género. Otro rasgo característico es el pedúnculo caudal engrosado, que impulsan y emergen del agua antes de cada inmersión.

El calderón común es casi exclusivamente teutófago, se alimenta de cefalópodos de aguas profundas como pulpos, calamares, sepias… y sólo si estos escasean añade peces a su menú. Las especies mayoritarias de su dieta son la pota común (Todarodes sagitattus) y calamares del género Illex. Un individuo puede ingerir hasta el 5% de su peso corporal cada día, lo que equivale a 100 kg de alimento en el caso de los machos y 50 kg para las hembras.

El tamaño de grupo del calderón común es altamente variable según la zona, la época del año y la bibliografía existente, y va desde grupos pequeños formados por 10-12 individuos a grandes grupos viajeros de miles de ejemplares.

Las mayores amenazas descritas para esta especie son la caza, la contaminación acústica y las capturas accidentales o intencionadas en redes a la deriva. El calderón común aún continúa sufriendo hoy en día la caza y muerte en algunos lugares, como parte de actos tradicionales (islas Orkney, Faroe, Shetland…).

El calderón común se encuentra incluido en el Anexo IV de la 92/43/CEE del Consejo, de 21 de mayo de 1992, relativa a la Conservación de los Hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres (Directiva Hábitat) y está considerado VULNERABLE en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas. En cuanto a la Lista Roja de la UIC, es una especie catalogada como data deficient o sin datos suficientes.